Alfa (Rusia)
Rangers (USA)
KSK (Alemania)
GEOS (España)
Guillie
Contratistas
US Marines
GROM (Polonia)
Multicam (USA)
Spetsnaz (Rusia)
Legión Francesa
EZAPAC (España)
S.A.S. (Inglaterra)
SWAT (EE.UU.)
Navy SEALS (EE.UU.)
SASR (Australia)
Fernspäher (Alemania)
LRRP (USA)
Legión Española
Col Moschin (Italia)
Special Forces Group (Bélgica)
FSK (Noruega)
SSR (Dinamarca)
Uniformes

Breve Historia del Camuflaje

El uso del uniforme se fue extendiendo a la vez que se fueron creando las primeras unidades armadas, bien fueran personales, regionales o nacionales. Aquellos que organizaron los primeros ejércitos de la historia se dieron cuenta de la necesidad de distinguir a los amigos de los que no lo eran tanto… Por esta razón, vistieron a sus soldados con indumentarias que mostraban sus colores y emblemas.
Incluso después de la introducción de las armas de fuego se mantuvieron los uniformes con grandes contrastes de color. Pocos ejércitos en la historia han sido uniformados tan maravillosamente como el que equipó Napoleón Bonaparte, que estableció una fuerte tradición al respecto, como se refleja en los uniformes franceses de 1914.




 

Muchos de los ejércitos que se enfrentaron en 1914 llevaban flamantes uniformes, con la excepción del Alemán y del Británico. El uniforme alemán era de color gris, probablemente debido a que era ese color el predominante en la ropa de los cazadores y guardas forestales alistados en el ejército alemán. No tenía una función de camuflaje, sino que era un símbolo de sus oficios en la vida civil. El uniforme británico era de color Khaki. Al igual que el gris alemán, no tenía función de actuar como camuflaje, sino que era más bien una reminiscencia de las campañas coloniales en India y Africa.
Sin embargo, la Primera Guerra Mundial demostró que estos uniformes estaban mejor adaptados a la guerra moderna, donde camuflarse y ocultarse era más importante para sobrevivir que otra cosa.




 

Británicos WWI

Cualquiera que haya prestado servicio en un ejército o esté familiarizado con los mismos, sabe cuáles son los seis factores que determinan la presencia la presencia de un soldado: movimiento, sonido, silueta, brillo, forma y sombra. El movimiento es cuestión de entrenamiento, los sonidos extraños se pueden reducir con la disciplina, la silueta y las sombras se pueden evitar alejándose de fuentes de luz, incluso los brillos se pueden eliminar con facilidad aplicando pinturas, polvo, etc. a ciertas superficies.
Evidentemente, todos estos métodos fueron aplicados durante la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, el problema de la forma se dejó en manos de los soldados: ¿cómo eliminar la forma humana y hacerla menos reconocible?. Sin importar lo bueno que fuera el gris o el Khaki en la tarea del ocultamiento, aún carecían de la capacidad de romper la forma humana.




 

Heeres-Splittermuster 31

Muchas de las soluciones para este problema se idearon durante la Primera Guerra Mundial. Fueron los alemanes, justo antes de la Segunda Guerra Mundial, los pioneros en la aplicación de patrones de camuflaje a los uniformes militares. Después de muchas pruebas, el Oberkommando de la Wehrmacht desarrolló el Heeres-Splittermuster 31, mas conocido como “patrón esquirla” en los años 30. Las SS-Verfügungstruppe diseñaron y probaron sus propios diseños no mucho después.
Aunque muchos de los camuflajes actuales se han visto influenciados por estos diseños alemanes, son muy pocos los que son copias de los mismos. De hecho, a medida que los países fueron creando sus propios diseños, éstos fueron haciéndose tan distintivos como las propias banderas, a la vez que siguen manteniendo su función primitiva: distinguir a los amigos de los enemigos. En el Airsoft tienen la misma función, aunque al no existir demasiada homogeneidad de uniformes entre los distintos grupos, no es extraño ser eliminado por una bola “amiga”.

Aviso Legal.